TRATAMIENTO FISCAL CLAUSULAS SUELO

           Las novedades introducidas por el Real Decreto-Ley 1/2017, de 20 de enero, de Medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo incluye una Disposición Adicional cuadragésima quinta a la Ley 35/2006 de 28 de noviembre, del Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas, que tiene por finalidad regular los efectos fiscales de la devolución, por parte de las entidades financieras, de los intereses ya satisfechos por los contribuyentes como consecuencia de la aplicación de las clausulas suelo que se estipulaban en los préstamos hipotecarios.

          Dicha disposición establece en su apartado 1 que las cantidades devueltas no deben integrarse en la base imponible del impuesto, ni tampoco sus intereses indemnizatorios, ya sean por acuerdos celebrados con las entidades financieras, bien en efectivo bien mediante adopción de medidas equivalentes de compensación, o como consecuencia de una sentencia judicial o de un laudo arbitral.

Esto es, no hay que incluir en la declaración del IRPF ni las cantidades percibidas como consecuencia de la devolución de los intereses pagados ni los intereses indemnizatorios reconocidos.

 SUPUESTOS DE REGULARIZACIÓN.

          Dicha disposición en su apartado 2 cita dos supuestos en los que si se establece una regularización para los importes percibidos:

 1.- Cuando los intereses formaron parte de la deducción por inversión en vivienda habitual o en deducciones establecidas por las Comunidades Autónomas. PRINCIPAL.

 En este caso se perderá el derecho a la deducción y se deberán incluir los importes deducidos en la declaración del IRPF del ejercicio en que se produzca la sentencia, laudo o acuerdo con la entidad, pero sin la inclusión de los intereses de demora.

           Por ejemplo, si el acuerdo se produce en el año 2017, la regularización se realizará en la declaración de dicho año (la que se presenta desde abril a junio del 2018) y afectará a las deducciones de los años 2013 a 2016 (ambos incluidos). Hay que tener en cuenta que si el acuerdo es anterior a la finalización del plazo de presentación de la declaración del IRPF del año 2016 (que se presenta desde abril a junio este año 2017), la regularización del 2016 no se tendrá en cuenta para la aplicación de la deducción en vivienda de dicho año y afectará a las deducciones de los años 2012 a 2015, ambos incluidos. En la propia declaración hay unas casillas habilitadas para su regularización.

 2.- Cuando los intereses han tenido consideración de gastos deducibles (capital inmobiliario o actividad económica). PRINCIPAL.

 En este supuesto estos importes perderán la consideración de gastos deducibles y el contribuyente deberá presentar declaraciones complementarias de los correspondientes ejercicios, eliminando dichos gastos, siendo solo de aplicación a ejercicios respecto a los cuales no hubiera prescrito el derecho de la Administración para determinar la deuda tributaria.

El plazo de presentación de dichas declaraciones complementarias será el comprendido entre la fecha del acuerdo y la finalización del siguiente plazo de presentación de la autoliquidación por dicho impuesto, no estando sujetas ni a sanción ni a intereses de demora ni a recargo alguno.

           Por ejemplo, si el acuerdo es antes de finalización de la presentación del IRPF del 2016 (desde abril a junio 2017), habrá que hacer complementarias de los años 2012 a 2015, ya que las que correspondan al 2016 ya no se tendrán en cuenta en dicha declaración. Si, por el contrario, el acuerdo es posterior, se deberá presentar las declaraciones complementarias en el plazo de presentación del año 2017, que es desde abril a junio de 2018, y afectara a las deducciones de los años 2013 a 2016. Declaraciones complementarias.